El socialismo

Me dio gripe y he pasado una muy mala semana, con fiebre por las noches y sin apetito. El clima de Asturias me está matando, física y emocionalmente. Quiero un poco de solecito, al menos un poco, caray.

Lo bueno de estar enfermo es que da tiempo de descansar y leer un poco. Esta semana leí El campesino en la Historia Rusa y Soviética de Jean Meyer:

El libro, de apenas 120 páginas preciosas en su simplicidad expositiva, es una suscinta exposición de la vida del campesinado ruso a lo largo de los últimos siglos del milenio pasado. Su importancia reside, creo, en que se enfoca en la parte mundana de la existencia que la historia, al menos la de la escuela, habla poco o directamente obvia.

El mensaje del texto es muy claro siempre: “Para el campesino ruso las cosas estaban mal … y entonces las cosas fueron a peor.” Las cosas para los campesinos en la Rusia zarista estaban jodidas. Sin embargo, con los Soviéticos millones de personas murieron de hambre. Porque, aunque los pequeñoburgueses con camisas del Ché Guevara griten lo contrario por ahí de vez en cuando, el socialismo es una idea pésima en general, pero su entendimiento de la condición humana es particularmente dañino.

La explicación de Marx de la realidad como una dicotomía entre opresores y oprimidos, que la teoría obvie los incentivos individuales, o la idea que un gobierno central puede coordinar eficientemente los deseos de millones de personas son cosas malas, pero lo peor es que la retórica de idealismo en la que va envuelto todo. Durante el siglo XX vimos claramente que la mayor fuente de miseria humana fueron las ideas, esa convicción irrefrenable de que se posee LA VERDAD, así con mayúsculas, que justifica cualquier atrocidad. Como diría Fidel Castro: “dentro de la Revolución todo; contra la Revolución, nada.” Así, sin tapujos, contra el pensamiento disidente y con nula autocrítica.

En el libro está muy claro que la peor catástrofe que ha enfrentado el campesino ruso, que ya es decir, ha sido el socialismo.

P.D.  Aparte, siempre que leo a Marx me sorprende lo feo que escribe. Feo, feo. Y no, tratar cosas serias no necesariamente implica matar al lector de aburrimiento. Simplemente Marx era un pobre escritor.

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Libros, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s