Temporada de Patos

La primera vez que vi Temporada de Patos (2004) fue en 2005. Estaba entonces en mi pueblo, Coatepec, en el primer año de bachillerato y tenía novia por primera vez. La vi con amigos fumando marihuana. Recuerdo que me pareció una película muy divertida, y poco más.

La película es la historia de una tarde en la que conviven 4 personajes: dos adolescentes, Flama y Moko, están solos en un departamento en un domingo en la ciudad de México, La vecina, Rita, llega al departamento porque quiere hacer un pastel, y un repartidor de pizza, Ulises, quién llega ligeramente tarde y, ante la negativa de los muchachos de pagarle, decide quedarse ahí.

Ayer volví a ver Temporada de Patos. Nuevamente me pareció muy divertida, pero ahora no solo eso; ahora, desde la perspectiva de la experiencia, sentí que la película tenía algo que decir. A continuación una pequeña lista de los puntos, obviamente llenos de spoilers, que, aunque simples, me gustaría resaltar:

  1. La fotografía de la ciudad de México. Me pareció bellísima la manera en que la ciudad de México fue retratada. Lejos de buscar los lugares comunes, el Ángel de la Independencia, el Zócalo o Bellas Artes, las imágenes se centran en la parte funcional, gris, anódina y hasta fea de la ciudad, la parte en la que se habita. La elección de rodar en blanco y negro pone aún más énfasis a esto.
  2. La escena del lago y los patos. Ulises, el pizzero, está tomando un baño en la tina y entonces su jefe lo llama. De pronto nos encontramos con que estamos en un lago con patos, en medio de la nada. Es el único momento donde la realidad se ve transgredida por una metáfora. Con una sola imagen se dice cuan libre se siente Ulises, en la que manda a la mierda al empleo que lo hace infeliz.
  3. La cámara fija. Me gusta mucho como se usa la cámara fija, desde la primera escena mirando fíjamente a la puerta, las tomas de la ciudad donde Ulises en la moto es apenas un pequeño elemento, hasta la cámara en el lugar de la televisión, invirtiendo el rol natural de los espectadores.
  4. Los patos y la soledad. La perrera y la existencia. La forma en que Ulises, a través de hechos tangentes como los patos o su experiencia en la perrera, expone tan claramente angustias propias de la modernidad.
  5. Las mentiras adolescentes. Rita besa al “Moko”. Cuando éste le cuenta a “Flama” lo sucedido todo es al revés, ahora él tiene el control y demás. Fue casi doloroso verse reflejado así.
La ciudad de México

La ciudad de México. Temporada de Patos (México, 2004)

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s