Entonces…

-Entonces me dije a mí mismo, wey, estás bien pendejo. 

Como bien pensé hace unos días, me estaban ‘domesticando‘. Je, y la verdad se siente bien bonito, hasta que ya no se siente así. Entonces tienes un hueco en la boca del estómago, un vacío justo allí, que succiona las cosas buenas que hay en ti, como el raciocinio o el pensamiento lógico. En ese punto sabes que ya valió madres.

Cuando el hueco, que comienza como un huequito cualquiera, comienza a ser percibido es momento de doblar manitas y aceptar que si las cosas van a ser de algún modo éste no será precisamente elegido por ti. Ah, las locas. Esa pizca de impredecibilidad que hace los días más bonitos y las noches más aciagas.

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Ego. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entonces…

  1. Janus dijo:

    Ja, locas… las extraño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s