Carta a un joven panista

Mayo, 2012

¿Por qué ser panista a los 20 años? No lo sé. Quiero pensar que no es algo posible, no sin tener una conciencia envejecida, sedienta de poder, y sin el alimento del alma que significa el ideal.

¿Qué es el PAN? En breves palabras, pues para qué explicar lo que si desean bien pueden buscar en wikipedia, el PAN nació de la pacificación de la facción católica de la guerra cristera. Como tal su base es católica, su discurso es el de la vieja burguesía y el pequeño latifundista, al menos en lo social, que en el sentido económico no es algo que aquí me competa.

¿Qué es ser joven? Aquí la respuesta es maś vaga, supongo que es un estado mental que vienen de la combinación de inexperiencia, idealización del mundo, vitalidad y necesidad.

Yo, como joven, puedo ser católico, fascista, anarquista, naranja, sacerdote, o lo que sea. No estoy limitando las posibilidades de alguien; simplemente quiero hacer evidente una contradicción. ¿Cómo apoyar algo que atenta contra la libertad, siendo joven? Yo sé que lo anterior puede ser posible en el mundo, pero en el caso de México no encuentro esa explicación. Muchos partidos de extrema derecha se nutren a partir de jóvenes de clase trabajadora sin oportunidades reales de cambiar su situación, pero eso es distinto. Es así porque en esos casos lo que se vende es un ideal al cual regresar, un pasado idílico en el cual ellos ni siquiera pueden reflexionar, porque no lo vivieron. Se vende una idea de unidad frente al extranjero, o hacia el que es diferente, alienando la razón de sus problemas y depositándolos en otro ser, objetivizando un hecho complejo. Se vende, pues, porque estos jóvenes ya no lo son. Están cansados, imposibilitados por la realidad, no tienen esperanza en el futuro ni sueños por cumplir, por eso miran al pasado, aún cuando no hayan conocido a éste.

¿Es este el caso del PAN? No, no lo es, no se tiene un pasado al cuál mirar. Esa carta la está usando el PRI. Vendiéndonos miseria, una diferente ciertamente, miseria pasada, pero miseria al fin, como riqueza. El PAN no tiene un pasado que vender, en realidad no tiene mucho que vender, más allá de un autoritarismo basado en textos
creados por pastores analfabetas hace más de dos milenios e interpretados por anquilosados señores cuya principal actividad es decirnos qué hacer. Y aquí me pregunto: ¿A qué clase de jóvenes les gusta que les digan que hacer?

Más allá de recursos retóricos vacíos de compromiso y no sé que más,
¿a qué joven no le gusta la libertad? Es básicamente una necesidad, un designio vital. Soy joven pues y amo la libertad. Creo firmemente que cada uno puede hacer de su vida, y de su culo, un papalote. Este cada uno, por supuesto, incluye a los panistas, que son tan libres de hacer lo que quieran, pero no lo son de decirme que hacer.

No puedo entender al final como un joven cualquiera puede no soñar con una sociedad más justa, más igual. No quiero entender. ¿Cómo, joven panista, se puede anteponer el ‘derecho a la vida’, vaya eufemismo, al derecho a decidir de las mujeres? ¿Cómo se puede coartar los derechos de una persona que ama a alguien de su mismo sexo por una afirmación tan vaga como ‘la moralidad’? ¿Por qué te conformas, y te obstinas en defender, a una sociedad construida desde la más rancia hipocresía?

No me mal entiendan, esto no es un llamado con sentido político, es simplemente una reflexión. Yo no digo que votar por el PRI, una organización mafiosa cuya estructura tiene más que ver con los regímenes fascistas que con una organización política, sea una opción. Yo no estoy pidiendo que voten por Quadri, que bajo una bandera de intelectualidad enarbola un discurso neoliberal infame y que tiene tras de sí a un engendro tan horrible como es Elba Esther Gordillo. Yo no los convoco a votar por Andrés Manuel, aquel megalomaniaco cuyo discurso coquetea con lo peor de Chávez y de la señora de Kirchner a cada paso, no. Yo reflexiono respecto a los ancianos de 20 años que han perdido ya su capacidad para soñar con un ideal y se conforman con buscar su lugar en el mundo autoritario que nos ha sido heredado.

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s