Máximas I

«Nunca le atribuyas a la maldad lo que puede  ser explicado por la estupidez»
– Principio de Hanlon

La necesidad, casi neurósis,  del ser humano de ver intenciones en los eventos a su alrededor fue sin duda una característica que permitió a nuestros antepasados sobrevivir; la noción de causalidad es vital si deseamos moldear el mundo. Sin embargo en tiempos modernos esta curiosa desviación psíquica nos hace bien propensos a pensar en conspiraciones, teorías complejísimas (y que aumentan el grado de complejidad del problema) cuya construcción es más que endeble,  o en dios. La necesidad de intencionalidad, un fin último que dote de sentido al mundo, nubla nuestro juicio y mina nuestra racionalidad.

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Máximas I

  1. Janus dijo:

    Estúpida necesidad de encontrarle sentido a todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s