Elegir password

Elegir la contraseña para cualquier servicio es importante. Una contraseña debe ser fácil de recordar pero combinar caracteres especiales de ser posible. Un buen ejemplo de contraseña es mimamamemima12345. ¿Por qué? Porque no la olvidaremos con facilidad y en cambio a una computadora le tomará un buen tiempo descifrarla. El proceso de romper una contraseña normalmente involucra probar una serie de palabras obtenidad de un diccionario específico, o bien pura y simple fuerza bruta; comienza escribiendo a, luego b, luego c, y aumentando caracteres sucesivamente pasando a aa eventualmente. Esto es tardado, ¿qué tanto? Supongamos que la contraseña no estaba en el diccionario, por tanto tuvimos que usar fuerza bruta y probar todas las combinaciones posibles, además nuestra computadora es capaz de probar cien mil claves en un segundo, que podemos elegir entre 50 caracteres distintos y el tamaño de la contraseña es de 5 caracteres.

t = (50)⁵ / 100 000 s⁻¹ = 3120 s

lo que vienen siendo aproximadamente 52 minutos. Ahora bien, ¿cuánto tardaría en romper mimamamemima12345.

t = (50)¹⁷ /100 000 s⁻¹ = 7.62939453 × 10²³ s 

prácticamente un mol de tiempo, algo que hace inviable un ataque exitoso hacia nuestra contraseña.

Mención aparte merece el recordar que a pesar de ser las contraseñas personales eventualmente puede darse una situación tal que nos obligue a compartirla. Hace un par de años en cierta dependencia educativa del estado de Veracruz el encargado de sistemas llamó para reportarse enfermo y yo necesitaba sacar cierta información para reportarla a la jefa del departamento. Al llamarle al susodicho el cabrón se negaba a darme la clave de entrada, alegando no sentirse tan mal, incluso, decía, ya se estaba vistiendo para acercarse a la oficina. Como la cosa era medio urgente le dije que no mamara y le pasé a la jefa. Intercambiaron un par de frases y luego la jefa me devolvió el teléfono:

– ¿Qué pasó?

– Nada. Te digo la contraseña, pero no se lo vayas a decir a nadie por fa.

– Bueno, dime.

– Pero en serio, a nadie.

– No, no lo diré.

– Júralo.

– No. Dime o te vuelvo a pasar a la jefa.

– Pero no le digas a nadie. Es Juan Gabriel sesenta y nueve. Pegado, con la jota y la ge mayúsculas.

– Gracias…jotito.

 y colgué. No pude evitar decirles a todos los de la oficina, quienes en un gesto de camaradería renombraron al encargado de sistemas como Juanga.

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Elegir password

  1. Janus dijo:

    Por eso hay que tener cuidado con qué palabras armamos nuestras contraseñas, si utilizamos algo demasiado íntimo puede ser que algún día salga a flote. Como un compañero de la oficina que tiene “mamitis”, ¿cómo lo sé? Pues porque su contraseña es “Mamitaanri”. Lo peor del caso es que al wey no le da pena compartir semejante contraseña.

  2. José Manuel dijo:

    Hey pendejos…y pendejos orgullosos de serlo.

  3. Janus dijo:

    Actualización: descubrí que el sujeto de mi comentario anterior ya cambió su password. Ahora puso algo genérico como el nombre de la empresa y un número. Seguro escuchó cuando me reí de su contraseña pasada.

  4. José Manuel dijo:

    Bien, el único modo para corregir los defectos de otros es señalarlos de manera burlona e insistente. Bien hecho señor Janus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s