Lo que no quiero ser

Desde que somos bien pequeños soñamos con el futuro, normalmente idealizando una realidad donde seremos muy muy chingones. Desde luego es muy raro el caso en que esto sucede, la mayoría de nosotros terminamos siendo masas informes de carne trabajando para alguna corporación maligna que ven su vida pasar sin poder hacer nada de ella.

Eso es una cosa bien fea, pero soportable. Vamos, la vida no es justa, ni bonita, no veo por qué debería ser especialmente buena conmigo. Sin embargo lo que no quiero es no darme cuenta de eso. No quiero encerrarme en una burbuja de auto complacencia, ni mentirme a mí mismo.

Dos ejemplos. Primero, un matemático que se imagina brillante a si mismo mientras falla en cada una de las facetas de su miserable vida. Creo que la falta de percepción de las capacidades propias es algo de lo que menos podría soportar de mí mismo. Segundo, un wey que se convence a si mismo que su trabajo lo dignifica. Gana pan, poco más. En esta nuestra realidad de corporaciones sin corazón donde cualquiera de nosotros vale menos que un porcentaje nimio de ganancias el orgullo por un trabajo que un asiático podría hacer mejor me parece lamentable. Esto es lo que no quiero.

¿Qué es lo que queda? Ser feliz, creo, de alguna manera. Salir un poco de la mierda si es posible pero sin olvidar que esto en lo que andamos es eso y no confundirlo, por costumbre tal vez, con algo disfrutable. Yo puedo matarme en un trabajo de mierda, sin sentido y que me mate un poco cada día sin embargo esa queja continua me indicará que aún no estoy muerto y que en cualquier momento puedo perder la cabeza.

 

 

Anuncios

Acerca de José Manuel

I'm from Mexico and currently in a PhD program in the University of Oviedo, in Spain.
Esta entrada fue publicada en Ego. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lo que no quiero ser

  1. Janus dijo:

    “Amar lo que uno tiene que hacer por obligación, esa es la base de la felicidad.”

    Es bueno que estés consciente de todo lo que has escrito pero temo decirte que nunca serás feliz si sigues pensando en ello. El truco para ser feliz es dejar de pensar, acostumbrarte a la mísera vida que te tocó y esperar la muerte. Por eso la gente se engaña, o en mi caso me emborracho, para olvidar que la realidad no es lo que uno quisiera.

  2. José Manuel dijo:

    Amigo Janus,

    tal vez lo que yo busco no sea la felicidad.

  3. Janus dijo:

    Haces bien, no se deben perseguir cosas que no tienen su existencia confirmada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s